was successfully added to your cart.

Con la llegada del diseño emotivo y la Web 3.0, se ha puesto muy de moda el diseño de experiencia de usuario (el famoso User Experience o UX); lo digo porque siempre, aunque quizás no con un nombre tan cool, ha existido esta área para quienes nos preocupamos por generar experiencias Web; sin embargo, es un área del diseño Web que se encuentra en auge y sigue siendo un poco desconocida para muchos, de ahí que existan muchos malos entendidos acerca de lo que es, lo que no es y lo que puede ser.

Podemos definir el diseño de experiencia como  la serie de acciones que tendremos que tomar para generar una percepción (sí, emocionalmente) positiva o negativa en nuestros desarrollos de software, a través del diseño gráfico, interfaz de usuario, usabilidad, funcionalidad, distribución y características contextuales de interacción.

El diseño de experiencia es la serie de acciones que tendremos que tomar para generar una percepción positiva o negativa.

Como puedes notarlo, el diseño de experiencia es una conjunción de diferentes disciplinas con sus respectivos retos y conocimientos específicos; sin embargo, todas ellas como un todo determinarán la percepción final que tendrá el usuario. Los diseñadores de experiencia son como extraterrestres que saben un poco de todo y no son muy fáciles de encontrar como tal; generalmente tienen una larga historia con el diseño Web, han ido evolucionando a través de los años y sumando nuevos conocimientos en su haber.

Ahora que ya tenemos un poco más claro de qué se trata el UX, veamos algunas de las ideas erróneas que se presentan con frecuencia entre los clientes, e incluso entre los mismos equipos de desarrollo Web.

Diseñar todo lo que el cliente pide

Como lo he mencionado en las líneas anteriores, la experiencia de un usuario es una combinación compleja de muchos factores que intervienen simultáneamente y todos sus componentes tienen una importancia vital. Todos los que de algún modo trabajamos diseñando para terceros, sabemos que el cliente muchas veces tendrá una percepción errónea acerca de lo que quiere (o al menos algo desacertada, digamos) y nos pedirá que hagamos tal o cual cosa, en un intento por resolver el problema.

Casi siempre, cuando tengo la primer reunión con un prospecto de cliente, éste me pide tener un área para redactar artículos que sus clientes puedan leer. Me atrevería a decir que en cerca del 90% de los casos, el cliente jamás generó contenidos (en ocasiones no redactó ni una sola entrada). Luego de un tiempo, cualquier persona que llega a su sitio encontrará un espacio vacío o muy dasactualizado de “artículos y novedades”. El primer pensamiento que surgirá en su cabeza será: este sitio tiene años que no se actualiza.

El problema surge desde el momento en que, sin analizar la experiencia que se conseguirá y las responsabilidades derivadas de las peticiones del cliente, nos convertimos únicamente en los ejecutantes de las ideas que él tiene.

En una ocasión me encontré con un cliente que quería enviar a sus suscriptores notificaciones y boletines varias veces en un solo día. Con un poco de sentido común, podrás inferir que esta es una malísima idea. Para el usuario final, ese que se suscribió amablemente al boletín de tu cliente, esta será una experiencia agobiante en la que le  estará llegando más información de la que necesitará. En el mejor de los casos anulará su suscripción a tu boletín, en el peor, te bloqueará.

La experiencia tiene que ver también con todo lo que se encuentra alrededor del sitio Web. El cliente tiene necesidades y peticiones, pero lo que pide no necesariamente se encuentra alineado a lo que sus usuarios necesitan y muy probablemente cuando te pide hacer algo, no está pensando en la experiencia del usuario.

La experiencia tiene que ver también con todo lo que se encuentra alrededor del sitio Web.

Pensar que debes mostrar todo siempre

Diseñar una experiencia se trata de responder una serie de preguntas básicas: ¿qué necesita el usuario? ¿cuándo lo necesita? ¿cómo lo necesita? ¿dónde lo necesita?

Parece algo muy simple, pero cuando tenemos proyectos que presentan una complejidad relativamente alta esas preguntas no son tan fáciles de responder. Los más inexpertos terminan en una especie de desesperación por darle al usuario toda la información que pueden. Más vale que sobre información y no que falte, ¿cierto?

Definitivamente caer en la sobre-información es tan malo como omitirla. El ingrediente secreto de toda buena experiencia es el correcto análisis de lo que el usuario tendrá qué hacer y qué información necesita en cada uno de esos momentos. La experiencia de cada sub-proceso del usuario tiene una línea de tiempo imaginaria en la que tú puedes decidir qué mostrarle en el momento que lo necesita.

El sitio de Delta Airlines, en el que tienen la obsesión de mostrarnos demasiadas cosas todo el tiempo. Mil menús, mil opciones, mil descripciones, mil datos.

El sitio de Delta Airlines, en el que tienen la obsesión de mostrarnos demasiadas cosas todo el tiempo. Mil menús, mil opciones, mil descripciones, mil datos.

Recuerdo que hace unos años hice un viaje por diferentes países de la unión europea, tenía que reservar vuelos en diferentes aerolíneas, coordinarlo con distancias de hoteles, fechas de ida y vuelta, entre otras cosas. Sinceramente fue una horrible y estresante experiencia, por el simple hecho de que, quien diseñó el sitio de la aerolínea, asumió que tenía que sobresaturarme de información, haciendo que todo se percibiera como complejo, complicado y peligroso.

Todo lo que menciono tiene que ver con la usabilidad del sitio, esa elegancia para mostrar la información y realizar los procesos del usuario. También forma parte de la experiencia y también debes planearla.

Sólo dame lo que necesito y en el momento que lo necesito, no pido más.

Un usuario cualquieraQue pide algo aparentemente fácil

Creer que todo debe estar animado para ser bello

Con la llegada de las animaciones y transiciones CSS, apareció la posibilidad de generar movimientos deliciosos y deleitantes. Pero como todo lo bueno, puede convertirse en adicción. Piensa que el movimiento, si lo utilizas, deberá aportar significado. Animar significa dotar a los objetos de expresión, significado y vida a través de su movimiento, no una simple aplicación de efectos que “están de moda”. El cliente siempre quiere que todo resalte, que todo vuele, gire, cambie de tamaño; pero si todo brinca, nada es relevante. La belleza está en lo que hace único a cada uno de los elementos en pantalla.

El deleite visual también puede generarse a través del buen uso del color, el espacio, los elementos gráficos, el contraste, espacio negativo; todas esas genialidades que los diseñadores dominan.

Generar excepciones “justificadas”

Al ser humano le encantan los patrones visuales, el orden y la facilidad para recordar dónde están las cosas. Cuando creamos un sitio Web, debemos tener siempre en cuenta que estamos diseñando patrones de uso y reglas de estilo que hemos de seguir en todo el proyecto.

A muchos, si no es que a todos, nos ha pasado que debido a no poder resolver una problemática de interacción comenzamos a generar excepciones a las reglas que nosotros mismos planteamos y tratamos de convencernos que esta será una única excepción usando frases como: ya sé que aquí siempre irá la navegación, pero sólo en esta sección pondremos un vídeo. ¡Detente! Esto es lo último que deberías hacer. Si algo no funciona, tendrás que arreglarlo en todo el sitio, no sólamente hacer una chicanada que “tape el problema”.

Si sientes que tienes que hacer una excepción, estás ante el síntoma principal de que tu diseño tiene problemas de interacción.

Si sientes que tienes que hacer una excepción, estás ante el síntoma principal de que tu diseño tiene problemas de interacción.

Pensar que sólo los diseñadores aportan ideas valiosas

El diseño de experiencia depende de muchos factores y, si bien un diseñador UX experimentado podrá resolver muchos de los escenarios posibles, es muy probable que existan cosas que él no pueda prever. El cliente, por ejemplo, es la persona que sabe más acerca de cómo funciona su propio proceso y quién conoce más sus productos y a sus consumidores.

La formación de un buen equipo que retroalimente al diseñador de experiencia para tomar buenas decisiones, es vital. Todo usuario y miembro del equipo de desarrollo puede tener ideas geniales y aportar su granito de arena para llegar a una experiencia óptima.

Confundir UI y UX

Aunque sólo tienen una letra de diferencia, el diseño de interfaz de usuario (UI) y el diseño de experiencia de usuario (UX) son bastante distintas entre sí. El diseño de interfaz se reduce a la estructura del entorno de trabajo, las pantallas y la forma en que éstas se comportan; mientras que cuando hablamos de experiencia, tenemos que pensar en lo que el usuario hará antes y después, lo que necesita, lo que siente y demás factores. El diseño de interfaz de usuario, es entonces sólo una parte de lo que tenemos que conseguir para lograr una experiencia.

Considerar las tendencias como leyes

Existen muchos sitios que nos hablan acerca de modelos de interacción comunes, casos de estudio de lo que la Compañía X ha hecho para mejorar la experiencia de su Web, patrones de interacción comúnmente aceptados. El diseño Web está repleto de este tipo de tendencias, sin embargo (y pese a que son útiles para no partirnos la cabeza) no hay que considerarlas como leyes rígidas. Si tu sitio requiere que modifiques el patrón que “todos usan”, hazlo sin dudar, quien sabe, quizás acabes marcando una nueva tendencia. Eso sí, no sólo se hacen las cosas por capricho, siempre debe ser por lograr que la experiencia de tus usuarios sea la mejor.

El diseño de experiencias es complejo, no te mentiré. Sin embargo es emocionante y lleno de posibilidades. Estos sólo son algunos de los problemas de concepción más comunes con los que nos enfrentamos en el día a día los desarrolladores y diseñadores Web.

¿Conoces algún otro mal entendido relacionado con UX? Cuéntanos en los comentarios.

Sigue la revista de Catarsis en Flipboard
Suscríbete a Catarsis en Play Kiosco

Author Josué E. Pizano

Amante del diseño de Experiencia de Usuario (UX), evangelista de CSS, adicto a la tecnología y apasionado del desarrollo Web, el cine, la comida y la música.

Más entradas de Josué E. Pizano

Join the discussion 3 Comentarios

  • Armando Garza dice:

    Dear Dude,

    Con todo el respeto que te mereces, debo decirte que diseñes correctamente la experiencia de usuario de tu blog, ten en mente estos detalles:

    1. No puedo escribir comentarios muy largos (de varias lineas, porque la caja de texto no se expande verticalmente (u)).
    2. La primer imagen se repite, lo cual es… raro.
    3. Usas imagenes demasiado iluminadas con letras blancas. Las letras se pierden.
    4. Alternas demasiado entre los estilos de la letra (italicas, negritas).
    5. El texto es demasiado ancho. Es dificil leer lineas tan largas.
    6. Siento que el espacio entre cada linea es muy poco, se ve un bloque gigante de texto.

    Btw, tu pagina de inicio (http://entraencatarsis.com/) esta chida 🙂

    Disclaimer: tengo un teclado en ingles y no conozco los ALT+# para los acentos 🙁

    Saludos!

  • Armando Garza dice:

    Por cierto, the layout is fucked up, despues de enviar un comentario :'(, pudiera enviarte una screenshot.

  • Qué tal, Armando!

    Qué gusto que te tomaras el tiempo de retroalimentar en relación al diseño del blog 😀

    En relación a los aspectos que comentas, precisamente son de las cosas que tengo en el To-Do list (ya sabes, los proveedores de servicios con el eterno problema de que todo trabajo para clientes se convierte en la prioridad y lo nuestro lo dejamos al final). De momento modifiqué algunas de las cosas que tienen solución rápida.

    Respecto a mi obsesión de sobreformatear el texto (admito que tengo un problema personal con eso) lo controlaré en entradas futuras.

    Finalmente, lo relacionado con el formulario para escribir comentarios, no pude repetir los errores que me comentas. He probado con Firefox, Chrome, Edge, IE10 y Opera y no he podido conseguir que no se autoajuste la caja del comentario o que se descomponga cuando mandas un comentario; efectivamente me sería de mucha utilidad que me mandes el screenshot que me comentas (si gustas tomarte la molestia, podrías hacerlo a hola@entraencatarsis.com). Si tienes más información (navegador y versión), también te lo agradeceré.

    Saludos!

Deja una respuesta